lunes, 23 de abril de 2012

43/ PROYECTO CELSIUS. La carretera. Cormac McCarthy



Al despertar en el bosque en medio del frío y la oscuridad nocturnos había alargado la mano para tocar al niño que dormía a su lado.

Está ahí. Duerme y todo sigue igual. Oscuro, frío, áspero y húmedo. Cenizo.

    ¿Papá?
    Sssh. Duerme. Descansa. Mañana continuaremos caminando.
    No tengo sueño. Tengo hambre.
Silencio. Negrura. Tos contenida. Sangre en el pañuelo.
    ¿Estás bien?
    Bien. Duerme.
    Vale.
    Vale.
    ¿Mañana continuaremos caminando hacia el sur?
    El sur.
    ¿Qué hay en el sur que no haya aquí o en el norte?
    Luz, sol, calor. Gente.
    ¿Buena?
    Buena.
    ¿Cómo nosotros?
    Sí.
    Si somos de los buenos, ¿porqué no ayudamos a aquel  anciano?
    No tenía esperanza. No podíamos. Hubiera sido inútil.
    ¿Y nosotros?
    Duerme.
    ¿Tenemos esperanza?
    Claro. Nos tenemos el uno al otro.
    ¿Querernos, tenernos quiere decir esperanza?
    Claro.
    Ya.
    Duerme.
    Vale.
    Vale.

Con la otra mano, la que no acariciaba la cabeza del muchacho que volvía a dormir, acariciaba la Magnum con las dos últimas balas. Balas que no tenían nombre, como ellos, pero sí tenían dueños. Inconscientes. O dormidos.

En las profundas cañadas donde vivían todo era más viejo que el hombre y murmuraba misterio.


20 comentarios:

  1. Muy buena idea, Xesc. Tanto que leeré la entrada con más detenimiento, porque sé McCarthy y tú escondéis más de lo que decís.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Desconozco si has leído o no a McCarty (a quien muchos descubrieron con No es país para viejos) pero sí veo que has captado el espíritu que escondí en este micro, a al menos que en él se esconde un espíritu que es la esencia del libro.

      Para mi, el ejercicio en sí tiene una dificultad extrema porque además de ser un micro lo que se escribe (por lo tanto debe cumplir con la esencia del género) no debe caer en el resumen, spoiler ni sinopsis del libro del que parte pero debe contar su historia y recoger su esencia tanto en el mensaje como en el estilo. Y además debe hacerlo con máximo respeto al original (y a otro género) cosa que aún me parece más difícil.

      (Para todos)Si alguien ha leído el libro, me gustaría que indicara qué le transmitió a él (al margen de si le gustó o no), cuál era esa esencia o mensaje y si está en este micro.

      Abrazos Carlos, gracias por comentar

      Eliminar
  2. Esta iniciativa se me ha escapado y me hubiera gustado participar... Quizá lo haga aunque no sea para sant Jordi.
    Buena entrada, Xesc.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estás a tiempo. Es intemporal. En cualquier momento puedes destilar la obra que te apetezca y enviarla a Manuel.

      Gracias Fernando

      Eliminar
  3. No he leído el libro, pero tu micro me gusta, cosa nada extraña por otra parte.

    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que lo sientas así. Me dice mucho tu comentario y te lo agradezco igualmente. Mucho.

      Un saludo

      Eliminar
  4. ¡Brillante, Xesc! ¡Gran Proyecto Celsius!

    Y estoy de acuerdo contigo, algún día estará -si es que aún no lo está- entre los clásicos.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se te echaba de menos Don Pedro. Te imagino sacando tiempo de los restos de un reloj al final del día para sumarlos y poderte colgar en los blogs amigos y para escribir alguna historia brillante de esas a las que nos tienes acostumbrados.

      Me alegro de que así sea. Y sí, me alegro también de que le veas algún día entre clásicos.

      Un abrazo

      Eliminar
  5. Creo que puede ser un gran proyecto, y además empieza muy bien, suerte.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Ana por tus renovados e incombustibles ánimos. Tus visitas son flor de azahar.

      Abrazos

      Eliminar
  6. Me gustó mucho cómo sacas la esencia de la novela en ese diálogo entre el miedo y la esperanza (y está en el sur), de padre e hijo.

    Muy buena aportación.

    Abrazos al cubo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Lola por tus palabras

      Abrazos al Sur

      Eliminar
  7. No conozco la novela, Xesc, y de hecho, hasta ayer no me enteré bien de la iniciativa.
    Decirte que el último párrafo hiela la sangre. Supongo que es un aporte tuyo. Me gusta como anuncias ese final sin decirlo.
    Un abrazo, Tercer.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sr. Miguelángel, es que la novela hiela la sangre y lo que no es sangre.

      El final del libro no está anunciado. La idea es que funcione como microrrelato independientemente del libro. De hecho, ahora que caigo, lo interesante sería no poner el título del libro e incluso huir del argumento del mismo. Simplemente centrarse en lo que te queda, el poso, después de la lectura de la obra y a partir de ahí hacer un micro. Después tratar de ver si la gente "adivina" de qué obra parte.
      El último párrafo que resume el sentido de la situación y trata de cerrar el "micro" con esa sensación de desasosiego, pesar, duda y desesperación que se te pega en la piel leyendo el libro. No hay muchas salidas. De hecho no hay salidas. No temas. No he hecho un spoiler de la obra. Merece la pena leerla (en mi opinión, claro).

      Abrazos

      Eliminar
  8. Me ha gustado mucho el micro, pero no puedo opinar sobre si capta la esencia del libro porque no lo he leído. Aunque supongo por tu micro que está en la línea del relato norteamericano tipo Raimond Carver. Corrígeme si me equivoco.
    Un saludo,
    Ana Martínez

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ana, bienvenida

      Evidentemente algo tiene de Carver. Aunque sólo sea el minimalismo esencial de los diálogos que estructuran la novela. Creo que no adscriben a McCarthy en el "realismo sucio" americano pero no creo que se pueda decir que le sea ajeno.

      Tampoco te sabría decir si capta o no la esencia de la novela. Lo intenté. Al menos puedo estar contento con el resultado pues sí transmite el poso que me quedó después de su lectura (recomendada, por cierto). Y más si me dices que el micro, como micro en sí funciona y te ha gustado.

      Agradecido

      Eliminar
  9. Perfecto. Es muy difícil transmitir tanto en un diálogo. (Te confieso que yo intenté primero la síntesis con Faulkner y su Ruido y Furia, y no lo conseguí) Me recordaste a los grandes escritores norteamericanos de la generación perdida. Excelente.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me gustan mucho los norteamericanos. Por otra parte a Cormac lo emparentan en cierta manera con Faulkner también. Ejercicio difícil el que planteas. No lo dejes. Lo destilarás.

      Agus, que te haya recordado en lo más mínimo a esos grandes que admiro y que el diálogo del micro te haya gustado es el mejor colofón a un triste día marcado por el recuerdo de los postes y otras desgracias paralelas.

      Agradecido

      Abrazos

      Eliminar
  10. He leído la novela, y estoy contigo será un clásico. Es intensa, y duele y tiene esa cualidad de los clásicos: aunque pase el tiempo la recuerdas. Cuando terminas de leer amas a ese padre por el amor que siente hacia su hijo y odías con intensidad el mundo tan triste, oscuro y sin esperanza que se desliza por toda la novela. Menos mal que deja ese rayito final del esperanza, menos mal.
    Y que te puedo decir de tu jibarización, Xesc, pues no sé lo leía y sentía las mismas emociones que con la novela. Me es muy difícil hacer un comentario coherente con esta novela.

    Besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Elysa,

      que hayas leído la novela y te haya despertado las mismas emociones la lectura del micro es para mí una señal inequívoca de que su espíritu está en esencia en él. Y que tus lecturas son profundas.

      Discrepo sin embargo en lo del final. Abre una brecha, pero para mí es hacia lo mismo. Hacia la desesperación y el vacío. Pero claro, es lo que tiene abrir una brecha; cada uno escapa por ella como puede.

      Besitos

      Eliminar

Dejad una botella con un mensaje enrollado dentro. Probablemente a Robinson también le hubiera gustado, aunque hubiera sido para criticarle por esconderse en una isla perdida y abandonar a su familia.