jueves, 14 de febrero de 2013

62/ La normalidad del hogar


     Pronto las campanas de la iglesia anunciarán las seis de la tarde. En ese punto, mamá dejará de reír y cambiará vestido corto estampado y tacones, por  bata a rayas y zapatillas; sus amigas se habrán marchado y sobre la mesa del salón no quedará rastro alguno de tazas de té, ni restos de pastas de hojaldre; el aire cálido y viciado se renovará por el gélido y pesado del exterior; las bombillas se apagarán con tiempo suficiente para enfriarse y dar paso a la oscuridad del regreso de papá. Todo volverá a la normalidad y al silencio de televisor y cocina. Y yo, como siempre, antes de encerrarme en mi habitación a dibujar, me zamparé los pastelillos borrachos por si acaso.

26 comentarios:

  1. Don Xesc, reitero aquí mi felicitación. Un micro que deja en el lector una carga cierta de tristeza; tristeza que se escapa de cuanto queda soterrado en la redacción de la pieza. Fantástico manejo de la elisión.

    Sin conocer a los oponentes, era muy difícil que esta pieza no ganase.

    Un abrazo admirado. Brindo por ese éxito.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Pedro. Es una tristeza tranquila aunque inquietante por estar oculto el drama que cada uno puede imaginar en el grado que desee. Cierto. Un abrazo.

      Eliminar
  2. Enhorabuena, lo leí en La Microbiblioteca. Triste situación que describes muy bien.

    Saludos

    Anna Jorba Ricart

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Merci Anna. Saludos y bienvenida al naufragio.

      Eliminar
  3. Lo he leído en la Microbiblioteca, y me impactó. Enhorabuena vecino.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra saber que te impactó. Aunque viví algunos años en Sabadell, tuve que emigrar a Barberà para poder tener opciones en La Microbiblioteca.
      Gracias y bienvenido también a la playa del náufrago.

      Eliminar
  4. Enhorabuena, Xesc, creo que voy a empezar a cambiarme los calzoncillos mensualmente :-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por favor Odys, ya sabes que tienen cinco puestas. Del derecho, del revés, invertido derecho, invertido al revés y el último (nunca el primero) enrollado tipo tanga, para lo cual ayuda mucho la solera que va acumulando en las anteriores puestas.
      Sin duda, eso ayuda mucho a la hora de inspirarse, que no de inspirar.
      Abrazos

      Eliminar
  5. Una historia de mirada, con un excelente remate final. Felicidades, Xesc.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  6. Felicidades por este micro de dulces pasteles, y cierto halo de tristeza y resignación, oculta entre la lectura de sus líneas. Muy bien mostrado, y perfectamente escrito, para mi gusto.

    Un beso Xesc.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Laura por tus palabras. Te guardo un pastelito.

      Un beso

      Eliminar
  7. Felicidades por el merecido premio. Lo leí ayer y pensaba felicitarte in person, pero ya puestos te dejo aquí mi testimonio de alegría. Ah, y mi sellito en el casillero de seguidores, ya que he descubierto que, increíblemente, no lo había puesto aún. Mil disculpas, es algo que siempre descuido.
    Fuerte abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ...pues ya está, ya recaló en la playa el barco de papel...
      Gracias de nuevo. Por todo.
      Abrazos y hasta pronto.

      Eliminar
  8. Felicidades, Xesc. Lo leí ayer en La Micro y me gustó. Un texto muy bien hilvanado donde se descubre esa otra historia oculta, subterránea, acompañando la escena. El final deja buen sabor de boca (no solamente por los borrachos).
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra ver la visión optimista de la historia. Te guardo otro pastelito para ti.
      Un abrazo

      Eliminar
  9. Que dura es cotidianedad que vamos asumiendo poco a poco y que nos acaba encerrando en estos laberintos.
    Fantástico Xesc.
    Muchas felicidades.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sé qué había sucedido con tu botella, pero había ido al spam del blogger y ni me había dado cuenta. Ya lo he arreglado.
      Pues eso, que muchas gracias Miguel.
      Un abrazo

      Eliminar
  10. Buenísimo. Me ha encantado. Mi enhorabuena.

    Abrazos muy normalitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ese superlativo me llena de orgullo y satisfacción.
      Abrazos borrachos

      Eliminar
  11. Felicidades, de nuevo, Xesc. Me gusta mucho esa trasformación de vida sin padre a la vida con padre. Cuántos llevas ya en La Micro, company? Ya sabes cómo me alegra.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tantos como cajas de bombones. No hay más que ver lo bien alimentados que tengo a los amigos de La Micro. La semana del veredicto, si pasas a tomar prestado un libro o algo, puedes ver cómo tras el mostrador, lucen brillantes sonrisas y unos mostachos de chocolate enormes.
      Abrazos company.

      Eliminar
  12. En el por si acaso se esconde un mundo de miedos. El resto del texto, todo un mundo de soledad y, en cierto modo, cariño secreto.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  13. Me gustó leerlo allí y me sigue gustando al volver a leerlo. Tiene... no sé que tiene, es quizás todo lo que se intuye tras lo que cuenta lo que le da alma y se pega al recuerdo.
    ¡Enhorabuena!

    Besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me encanta que al volverlo a leer te siga gustando, que cobre alma y se pegue al recuerdo. Gracias.

      Besos

      Eliminar

Dejad una botella con un mensaje enrollado dentro. Probablemente a Robinson también le hubiera gustado, aunque hubiera sido para criticarle por esconderse en una isla perdida y abandonar a su familia.