martes, 4 de junio de 2013

72/ De los infinitos matices tonales del color lodo


    Simone es un desertor atípico. Corre de noche, con su guerrera azul teñida de fango, hacia la trinchera enemiga. Su estrépito le delata. Es en mitad de la tierra de nadie, sembrada por igual de uniformes azules y verdes color barro, donde Simone se cruza con Armand y su casaca verdosa. Le oye repetir una palabra ininteligible, pero que suena similar a la que él lleva rato paladeando. Congelados, frente a frente, aún les da tiempo a sincronizarlas en un mantra mudo —libertà, liberté—, antes de que una bala perdida los entierre por siempre en el lodo de la historia. 

28 comentarios:

  1. Huy, debo advertir de una tilde de más en "dónde Simone se cruza...". Ese "donde" es de relativo. Te doy tiempo a que lo corrijas y miro hacia otro lado, lo prometo. Un abrazo.

    Ah, el relato, muy bueno. Algún día me haré un informe de tu escritura. Una radiografía.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eres un monstruo. Jajaja.
      Será la dislexia.
      ¿Haber donde ésta la RAE cuándo se lo nezesita?
      No quitaron los demostrativos y el solo.
      Recogida de firmas para el "ande" ya.

      Eliminar
  2. Joper, qué bueno!!! Es de estos micros que se pegan y no se despegan nunca más, como el lodo con el que lo has escrito.
    Enhorabuenísima!!!
    Y un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ese lodo que nos acompaña a todos por igual, que nos hace iguales ante la muerte... Ese lodo que no se va ni con Ariel!!!!

      Un abrazo Ana.

      Eliminar
  3. Xesc, simplemente formidable. Una guerra proporciona muchas historias, aunque pocas buenas, en el sentido humano me refiero, pues literariamente como has demostrado, las historias son magnificas.

    ¡Enhorabuena!

    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un fuerte abrazo Nico.
      Nos vemos en Vinaròs...

      Gracias

      Eliminar
  4. Felicidades, Xesc. Ganar en Wonderland es una inyección de "subidina" que te cagas. Tu micro, merecedor de la dosis; consigues que el lector se sienta impregnado de barro cuando lo lee.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya lo creo que lo es. No me sentía las piernas. Era como estar clavado en el lodo...
      Esa es la idea; que el lector se sienta en tierra de nadie, impregnado de lodo me hace tanta ilusión como el Wonderland en sí.

      Un abrazo

      Eliminar
  5. Felicidades amigo. Me ha parecido un relato muy especial, muy tuyo. Lleno de imágenes, de palabras que dicen muchas cosas, de ese absurdo que es la guerra. Un wonderland, no es moco de pavo. La simbomba está que se sale,
    Un abrazo Xesc.

    ResponderEliminar
  6. La libertad les une ante la muerte. Triste pero bello. Relatado con modestia pero te ha salido magnífico.
    Felicidades
    Abrazos, Xesc

    ResponderEliminar
  7. ¡Genial, Xesc! Tal como apunta Anita, este es un micro de los que se recuerdan y a los que se recurren cuando uno intenta explicar el por qué de la pasión propia por el género.

    Una pieza que promete -y cumple- desde el propio título; título que -por cierto- además de poner el listón muy, muy alto, nos da la pauta del trabajo -y el talento, y la pericia- que hay detrás del texto.

    ¡Chapeau, caballero! Lo que me pregunto es ¿cómo no iba a ganar con esta joya?

    Un abrazo,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Don Pedro:
      Me hincha como un globo tu comentario.
      No puedo más que quedar en deuda contigo. Muchas gracias.

      Abrazos

      Eliminar
  8. Espléndido micro ganador. Menudo nivel está alcanzando Wonderland, cualquiera se cuela ahora allí, ni entre los finalistas. Enhorabuena. Me gusta mucho el título, la palabra matices y la palabra lodo. Da mucha idea de lo que es la guerra. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mar, me hace muy feliz que hayas salido de tu reclusión creadora para pasarte por aquí.
      Muchas gracias y ánimo.

      Eliminar
  9. Fantastico, Enhorabuena monstruo.
    Un abrazo,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tú sí que eres un monstruo J.M.
      Otro abrazo

      Eliminar
  10. Ahora por aquí. Espectacular micro. Muy tuyo, muy bueno y muy merecido este galardón. ENHORABUENA.

    ResponderEliminar
  11. Si no es por ENTC, que me llevó a Wonderland, no me entero de tu premio. Buenísimo, como casi todo lo tuyo, así que merecido premio y muchas felicidades. Un beso de corazón.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sé qué tiene que ver ENTC con Wonderland. De hecho, como bien sabes, no he pasado por allí jamás ni he participado. Y no es porque no quiera, no, es sencillamente que ya tengo bastante con el resto de cosas y sé que me engancharía y me llevaría mucho tiempo.
      Así que, bienvenida y gracias a tí y a ENTC que te ha llevado aquí de nuevo.
      Abrazos

      Eliminar
    2. Pues como gente de "la familia" enteciana ha participado contigo en Wonderland, se ha publicitado allí y tú eras el ganador y de ahí tu aparición. Sé que tienes razón , así que no hay discusión posible. También sabes que opino siempre que eres bueno, premiado o no. Hasta que nos veamos físicamente, abrazo virtual.

      Eliminar
    3. ah, y quítale la tilde o acento a tí, que si no pasa el señor que te quiere hacer una radiografía. Tú no te dejes, si acaso un escaner, o escanner o scanner o....Bueno, eso.

      Eliminar
  12. ¡Enhorabuena, Xesc! Este Wonderland es de lujo.

    Abrazos atrincherados.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tú sí que sabes qué es Wonderland, así que gracias y abrazos Lola.

      Eliminar
  13. Me ha gustado mucho este microrelato. Sencillo, evocador y muy profundo.
    Te felicito por tu logro. Enhorabuena.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Francisco. Me alegra verte por aquí.
      Un abrazo.

      Eliminar

Dejad una botella con un mensaje enrollado dentro. Probablemente a Robinson también le hubiera gustado, aunque hubiera sido para criticarle por esconderse en una isla perdida y abandonar a su familia.