jueves, 14 de junio de 2012

51/ Última decepción


Con este último micro, ganador en el mes de Mayo en la categoría local, se cierra mi recorrido y participación en La Microbiblioteca de este año. Espero que les guste.

***

     El maravilloso tránsito a la otra vida que le habían prometido, desde el internado hasta su lecho de muerte, se vio frustrado a la segunda curva, cuando se dio cuenta de que la que conducía el coche fúnebre era su suegra.

34 comentarios:

  1. Ah, que buenos los tres. El título, la introducción y el micro. No te quites méritos, Xesc, sabes que en un momento, si no hay calidad, lo declaran desierto. Como han hecho en alguna ocasión. Así que, Felicidades, por campeón y por local.
    Abrazos.
    PD. La foto que le han puesto es genial.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, la foto es genial.
      Lo curioso del caso es que el mes que quedó desierto es el que más me gusta a mí (Futuros pasados) aunque debo reconocer que es difícil para un concurso.
      Gracias company

      Eliminar
  2. ¡Bravo, Xesc! Tal como dije allí, un micro fantástico, lleno de humor.

    Me marcho de tu casa con las carcajadas aún resonando en la mía.

    Un abrazo,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Pedro. Siempre es un placer tenerte por aquí. Ahora por partida doble. Gracias de nuevo.

      Abrazos

      Eliminar
  3. Es un micro muy bueno, Xesc. Ese es el mérito. Felicidades.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Sara. Me alegra que lo pienses. Normalmente soy demasiado duro conmigo mismo.
      Por otra parte, no quise quitarle méritos a los participantes ni al concurso ni a la categoría. Todo lo contrario. Ha sido el único concurso en el que he participado a lo largo del año excepto un par de esporádicas participaciones estériles en los ReC.

      Un abrazo

      Eliminar
  4. ¡¡Enhorabuena Xesc!!. Acabo de aceptar una solicitud ;) que me ha traído hasta los restos de tu naufragio, para comprobar nuevamente, tu versatilidad a la hora de escribir y la calidad de todo cuanto publicas. Sin duda, tiene que ser terrible sufrir esa última decepción...ja,ja,ja ...¡¡la suegra, nada menos!!.

    Un abrazo Xesc.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por aceptarme. Jajaja.
      No es mi caso, lo digo para no levantar suspicacias. Cuando yo me morí no conducía mi suegra. Jajaja.

      Un abrazo Laura

      Eliminar
  5. Enhorabuena. Calidad hay, así que no busques excusas.

    Un saludo indio
    Mitakuye oyasin

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hau.

      Sin más,acepto tus palabras.

      Un saludo indio

      Eliminar
  6. Una suegra enfadada te amarga cualquier viaje. Ya uno no puede ni morir en paz...
    ¡Cómico y bueno!
    Enhorabuena. No creo que haya sido por el jamón...
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo tampoco lo creo (en realidad era paletilla y nada buena).

      Gracias por el viaje, digo, el comentario.

      Un abrazo

      Eliminar
  7. A mí me parece genial esta vuelta de tuerca de la leyenda de la vieja de la curva, convertida en suegra y conductora kamikaze. Muy tuyo, vamos.
    Enhorabuena y gracias por la sonrisa, que es lo impagable.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Susana por tus palabras siempre alentadoras. Eso de que es muy mío me parece el mejor piropo que pueda tener este micro.

      Abrazos

      Eliminar
  8. Varias veces he tenido que leerlo hasta ver porqué no lo entendía. Y es que el viaje desde el internado hasta el lecho de muerte, era hasta EN el lecho de muerte.
    Por lo demás genial. Ahora, una vez entendido te felicito. Sobre el premio desierto, ya sabes que fue un error horrorosamente erróneo. Ves preparando las maletas para el premio local. Recupera los jamones que yo pongo el vinito. A tu salud.

    Antonia

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Donde dije ves era ve, aunque los dos sean del verbo VER :-)
      Ahora, si quieres ya voy yo, los veo y los recojo en tu nombre.

      Antonia

      Eliminar
    2. Pues que sea un buen vino y acompañado de buen jabugo.

      Gracias Antonia. Nos vemos

      Eliminar
  9. Xesc, ¡Enhorabuena! Es un micro que da que pensar y que arranca una sonrisa con ese final un pelín puñetero.

    Creo que te tiras piedras contra tu tejado al afirmar que eres casi el único participante de la categoría, yo apuesto que no es así y que tus victorias se deben más a tu buen hacer que a eso.

    A seguir escribiendo así de bien.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  10. ¡A mí no me eches las culpas! ¡Si te han dado un premio, te aguantas y lo recoges, si no, no te hubieras presentado!

    Ahora en serio... Estoy con Nicolás, Antonia, Susana, CDG, David y el resto.
    Enhorabuena Xesc, me parece un micro muy bueno, con un regustín muy tuyo. No he tenido el placer de leer los que han ganado en categoría "open", pero seguro que el tuyo no tiene nada que envidiarles... ¡A excepción del matasellos!
    Enhorabuena. me alegro de tenerte flotando por aquí, por la blogosfera, y además activo.

    PD. en "petit comité" como se dice últimamente... Tu micro me gusta pero el cinco jotas que nos has mandado para que no nos presentemos me gusta aún más.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, sí. Otro gallo hubiera cantado. Jajaja.

      Todo es ironía en la vida.
      Gracias, pero a partir de ahora no creo que lo pueda estar mucho. Ya lo sabes. Y ya lo comentaré. Tal vez publique cosas programadas pero comentar... poco. Leer, lo que pueda.

      Gracias

      Eliminar
  11. Ja ja ja .
    ¿5? Xesccccccccc el mío solo era de 3.

    Antonia

    ResponderEliminar
  12. Nada más y nada menos que cuatro victorias en este concurso. Te van a nombrar hijo adoptivo de la ciudad, te lo digo yo. A mí me ha gustado mucho por ese humor tan tuyo que destila y por esa suegra que no es tópico sino una verdad como un templo. Y no te quites méritos, que los que te leemos sabemos que es mentira. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya ves... Gracias Mar.
      Siempre es un placer tenerte por aquí y leerte.

      Un fuerte abrazo

      Eliminar
  13. Felicidades Xesc, me gustó la crónica y me cayó un sudor frío cuando descubrí a la conductora -sin llegar a ser mi suegra. El furgón precioso, daba gusto morirse con un "buga" de esos.

    Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡¡¡Pues imagínatelo!!!

      Cuanta razón tienes. En aquellos tiempos te morías sólo para subirte a uno.

      Abrazos

      Eliminar
  14. Felicidades por el premio. Merecido de todas todas.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mei, muchas gracias por la afirmación. Después de esto ya no tengo dudas.

      Abrazos

      Eliminar
  15. Enhorabuena, Xesc. Un micro cortito y que te arranca la sonrisa enseguida. Me siento contento de mi mención como ganador de mayo acompañado de escritores como tú y el otro Frances.
    Volviendo a tu relato, yo, desgraciadamente, haré mi último viaje acompañado de la suegra (mi segundo apellido lo garantiza), pero ya lo tengo asumido.
    Salut.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja. Eso sí que es rizar el rizo. Es verdad. Bueno, que sea leve.

      Salut

      Eliminar
  16. Jajajajaja, lo siento no puedo comentarte, pero entiendo porque te han dado el premio. ¡¡¡Muy bueno!!!

    Besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vaya, espero que no sea por condición de suegra. Jajaja.
      Gracias Elysa.

      Besitos

      Eliminar
  17. Bueno, Xesc, mientras recargas tintas paseo por tu historia. Este micro tiene el encanto de la simpatía y la brevedad: Aunque con retraso, felicidades. ¿Dónde andas?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Ximens. Es de agradecer después de tanto tiempo en el dique seco, que alguien se acuerde de uno.
      Ya te conté en privado. (Eso sí, espero que haya llegado el correo).
      Abrazos.

      Eliminar

Dejad una botella con un mensaje enrollado dentro. Probablemente a Robinson también le hubiera gustado, aunque hubiera sido para criticarle por esconderse en una isla perdida y abandonar a su familia.