miércoles, 19 de diciembre de 2012

57/ Paternidades

El relato fue enviado a La Microbiblioteca en el mes de Noviembre, y tuvo el honor de ganar la final del mes en categoría local. En el enlace podréis leer (ya lo habréis hecho la mayoría, lo sé) los ganadores en las categorías reina. Bueno, pues eso. Lo cuelgo y ya.


    Yo, señor, se lo he dado todo a mi hija: Le di mis ojos glaucos; le di una nariz, grande y un tanto aguileña, cierto, pero nariz al fin y al cabo; buena educación en un entorno estable; felicidad y amor; noches de vela y guarda inquieta; dinero cuando le hizo falta y hasta un seiscientos para su primer trabajo y novio. Todo lo que ha estado en mi mano, como padre abnegado, se lo he concedido. Todo, excepto la médula ósea. La del abogado de la que ya es mi ex esposa, resultó ser más compatible. Con lo mal que me caía al principio, y ya ve usted qué majo.

18 comentarios:

  1. Nunca se sabe de dónde puede venir el favor más grande de una vida...majo, majísimo.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro Carlos, no puede ser de otra forma. Si no de qué un abogado da de forma desinteresada la médula ósea. Sería el primero en la historia. Jajaja (me disculpen los abogados)

      Saludos

      Eliminar
  2. Enhorabuena, Xesc. Un lujo meterse en el concurso de la Microbiblioteca. Tu micro tiene muy buen ritmo. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Víctor. Me acaba de venir la imagen de Van Gaal con lo de "tú no tienes gitmo", no sé porqué. Vaya tontería, ya ves.

      Un abrazo

      Eliminar
  3. jeje, Xesc, me gusta esa generosidad para con los hijos, ya sabes, que te sacarán hasta los ojos, pero claro, siempre que el abogado de tu ex no esté a mano. Felicidades por el reconocimiento.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por supuesto. Por los hijos todo, sean de quien sean, o mejor dicho, vengan de donde vengan.

      Gracias y saludos Ximens

      Eliminar
  4. Reitero aquí mis felicitaciones, Xesc.

    Buen destino para lo mejor que tiene una ex y que siempre es su abogado.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Pedro por pasarte otra vez.

      Será por eso que no me gustan la ex ni los abogados.

      Un abrazo

      Eliminar
  5. Felicidades por ambas cosas, por escribir un micro tan estupendo, y por el galardón.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por pasarte Paloma. Me gustó tu historia del ReC y me gustó escucharte en directo. Espero que a la próxima haya más suerte.

      Saludos

      Eliminar
  6. Enhorabuena, tocayo! Los escritores de Barberà del Vallès estarán deseando que no participes para tener una oportunidad.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gràcies Francesc.

      No sé. No creo.

      Un abrazo

      Eliminar
  7. Felicidades, Xesc, creo que ya te lo dije. Un micro cachondo como tú. Hala, ya estás en el libro.

    Un abrazo, company

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ...y ya me puedo jubilar.

      Un abrazo company

      Eliminar
  8. Muchas felicidades Xesc, me alegra que estés ahí con este micro tan bonito.
    Un beso para tí y Feliz Navidad en breve desde mis palabras.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Laura, un placer que te pasees por este naufragio, ya lo sabes. Gracias.

      Igualmente te deseo lo mejor para estas fechas.

      Besos

      Eliminar
  9. ¡Enhorabuena, Xesc! Se me despistaba mucho lamicrobiblioteca, a partir de ahora ya no y además después de verte en el vídeo en la presentación de Rosana y Agustín ya te tengo "fichado" jaja. ¡Por cierto! el micro: ácido ¡eh!

    Besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues lo dicho, que ojalá te puedas escapar. Sería señal de buena noticia.
      Ahora que circulo por internet con una pistola en la mano y una soga en el cuello subido a una silla... pues eso, que se me olvidó ponerme la máscara de Anonymous para que no me fichen.

      Sí, ese es el sabor del texto.
      Besos

      Eliminar

Dejad una botella con un mensaje enrollado dentro. Probablemente a Robinson también le hubiera gustado, aunque hubiera sido para criticarle por esconderse en una isla perdida y abandonar a su familia.