miércoles, 23 de enero de 2013

60/ Opciones para vencer la rutina en el arte amatorio o Betty, la enfermera que siempre está (clase II)

Basado en hechos casi irreales.
Foto1. Punto de libro.


    Paseando por la calle, nuestro protagonista se encuentra con un punto de libro. (Él todavía no lo sabe. Ver foto1). Decide recogerlo. "¡Coño, un punto de libro! (Ahora ya sí) Preferiría el libro", piensa. Lo lee. Anda, ¿las enfermeras siempre estamos ahí?. Síííí. Sonríe maliciosamente, cierra los ojos e inmediatamente aparece Betty (ver foto 2), la de los labios pintados, la minifalda breve, la de la mirada lasciva y experta en reanimación buco-genital que tanto le acompañó en sus sueños de tostadora adolescente.
Aquí el narrador quiere pedir disculpas en nombre del protagonista, en especial al gremio de las enfermeras. En su familia hay alguna también, pero me confiesa que lo que en realidad tiene es pura envidia; que ya le gustaría a él que el gremio de los arquitectos apareciera recurrente en los sueños ardientes de la población femenina. Él, solícito y cumplidor, habría cogido el juego de escuadras y cartabones, rotring goteante en mano, del 0,8 o 1,0 mínimo y habría delineado a la perfección, con el beneplácito de las gozosas soñadoras, miles de líneas de fuga de placer infinito. Pero la realidad es un sucedáneo de la verdad (o viceversa).
    Nuestro protagonista vuelve a casa con el punto de libro entre las manos, decidido a escribir un microrrelato o lo que demonios sea esto o aquello, eso sí. Y ya está. Vale.

Foto2. Betty. Gracias y disculpa


12 comentarios:

  1. Sólo esto de la reanimación buco-genital, ya vale un potosí. Poco importa si es un microrrelato o un paseo por los ardientes labios de una enfermera.

    Abrazos muy sanos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, se lo he comentado al prota y... sí, dice que era extraordinario, sí. Esos recuerdos y anhelos le despiertan sonrisas sanas, acné a parte, claro.

      Abrazos

      Eliminar
  2. Más allá de lo bien escrito que está este micro, Xesc; que cumple a la perfección -tal como yo lo veo- el objetivo que se ha trazado su autor de arrancarle una buena sonrisa a los lectores; destaco tu apuesta por esa focalización inusual, que lo sitúa en la tendencia de lo insólito, Arriesgada, sin duda, pero brillantemente resuelta.

    Estoy con Lola en lo que respecta a la reanimación.

    Un abrazo,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues me alegro Pedro. No tenía otra finalidad. Siempre le levantas el ánimo a uno con tu visita y tus comentarios.

      Un abrazo

      Eliminar
  3. Yo no sé si es un micro ni lo voy a discutir, Xesc, pero es genial lo que sea. Jjaja, me he reído imaginándote, es que el micro, o lo que sea, eres tú hablando y filosofando sobre la vida y las cosas de comer...
    Un abrazo, Company!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nada hay que discutir company. Sólo recordar la efervescente juventud y hablar sobre la vida y las cosas de comer, claro.

      See you!

      Eliminar
  4. Gracias por esa originalidad. Aquí y en casi todas tus entradas.
    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu generosidad y visita.

      Saludos

      Eliminar
  5. ¡Jo! ¿Dónde estaba yo que de esta no me he enterado? Es igual, ya la he leído y la he reído también.
    Original, divertido, levanta el ánimo ¿qué más se puede pedir en este micro?
    Bueno, sí, dar las gracias. Pues eso, gracias.

    Besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro que te haya levantado el ánimo y te hayas reído. Es mucho más de lo que le pedía a pesar de ser esa la intención.
      Besos

      Eliminar
  6. ¡Ja! Éste me ha gustado mucho, me encantan los micros en que entras y sales y hablas del narrador o cambias de enfoque... (recuerdo el de la bola de papel que se quemaba con una traducción...). Especialmente me gusta la frase de las líneas de fuga de placer infinito.
    Abrazos bien delineados.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, porque éste, especialmente éste me resultaba muy arriesgado. Mucho tiempo anduvo en borrador.
      Al final me convencí porque me gustaba y porque me divertí mucho escribiendo el micro.

      A disponer, a delinear, a soñar...

      Abrazos

      Eliminar

Dejad una botella con un mensaje enrollado dentro. Probablemente a Robinson también le hubiera gustado, aunque hubiera sido para criticarle por esconderse en una isla perdida y abandonar a su familia.