miércoles, 16 de enero de 2013

59/ Pesadilla



    Como cada año, por Navidad, mamá habrá resucitado con la naturalidad que da la confianza, como si lo hiciera todos los días. Al llegar papá, la volverá a golpear y al final, la tirará por el balcón, como hace siempre. Luego, romperá la vajilla, destrozará muebles y quemará la ropa de mamá. Después, tras escupir al suelo y jurar entre dientes que de él nadie se ríe, huirá de nuevo por la ventana. Finalmente, con la tranquilidad que da el estar muerto, mi hermano y yo, antes de que mamá vuelva a resucitar, recompondremos la escena esperando el próximo aniversario.

20 comentarios:

  1. ¡Brillante, Xesc, tan brillante como duro!

    Un micro que -en el terreno de lo fantástico- aborda uno de los males que nos aquejan y transmite el dolor que genera, pero sin apostar a sentimentalismo pobre.

    No puedo hacer más que aplaudirte con entusiasmo.

    Un abrazo,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro que no te haya parecido que no caía en sentimentalismo.

      Un abrazo

      Eliminar
  2. Es brutal, sobre todo me gusta cuando alguien trata este tema, más que manido, y consigue una mirada nueva.
    Enhorabuena

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es difícil no caer en lo de siempre en temas muy revisados. Me complace que te haya resultado nuevo.

      Muchas gracias. Un abrazo.

      Eliminar
  3. Xesc, lo leí, pero sinceramente, apenas tengo tiempo para comentar... últimamente me siento un tanto despojado...
    Creo que es muy duro y llevas más allá un tema "habitual" en los microrrelatos, lo que lo hace sobresalir, porque llevar más allá un tema que ya conocemos es realmente dificil.
    Enhorabuena.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No me extraña que estés despojado... Lo raro es que estés.

      Cuídate.
      Abrazos

      Eliminar
  4. Y vuelta a empezar, sobre una realidad que se repite día a día. Muy bien llevado el tema, sin sentimentalismos, tal cual.

    Besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Elysa, a lo crudo pues. Siempre.
      Abrazos

      Eliminar
  5. Creo que toda la grandeza del micro reside en la frase final, que lo redime (ya que hablamos de resurrección) de un tema muy tratado por la microficción electrónica. Ese "esperando el próximo aniversario" no sólo es una vuelta de tuerca-sorpresa, sino el eje sobre el que pivota la originalidad de la propuesta. Me gustan mucho los relatos que cambian de dimensión; aquí te vas a la psicológica con guante blanco.
    Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Ahhh! ¡Qué ojo! Cuando lo trabajaba me acuerdo perfectamente que ese final cíclico, esa vuelta al principio, a recomponer la escena en el final fue a lo que más vueltas le di. Al final llegué a eso.
      Me agrada lo del cambio de dimensión psicológica. Gracias.

      Abrazos

      Eliminar
  6. Es una buena y triste pesadilla Xesc.
    Gracias por el relato.
    Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a vos, caballero del sur.

      Abrazos

      Eliminar
  7. Uff, tener pesadillas aún muertos. Interpreto que también se cargó a los hijos antes de suicidarse. Sí, es una pesadilla eterna. No sé, me surge la duda de si los hijos están muertos pues habla de resucitar. En fin, Xesc, ya me conoces, soy lento.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sin duda (me refiero a lo de estar muertos, no a lo de la velocidad. Jeje)
      El verdadero drama, la pesadilla auténtica es aquella de la que no podemos despertar, la que se repite eternamente, como una losa, el eterno retorno de lo pasado. El texto relata a modo de pesadilla, como una puesta en escena teatral, el desarrollo real del drama vivido. Sin embargo, el tono de la narración del niño es distante, frío y resignado. De ahí que el final, en la recomposición, sea casi como una redención como apunta Susana. No sé si aclara algo esto, pero desde luego a mí sí. Ya casi me había olvidado de lo que escribí. Jejeje.
      Saludos

      Eliminar
  8. Una auténtica pesadilla. Porque lo malo no es lo que ocurrió, lo peor es la repetición. Bueno y duro.

    Besos vivitos y coleando.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sólo, la verdad.

      Bien vivos. Que así sea. Besos.

      Eliminar
  9. Me ha puesto los pelos de punta, me gusta mucho este tipo de relato, misterio, miedo, pesadilla.
    Xesc, mi propuesta sigue abierta, cuando tu quieras.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Ana. Te enviaré un mail y hablamos.

      Un abrazo

      Eliminar
  10. Qué gran final, Xesc, para una historia que se repite una y otra vez. Y para tus protagonistas, doblemente, la real y la de la memoria. Muy bueno, Company, mucho.

    Abrazos.

    ResponderEliminar

Dejad una botella con un mensaje enrollado dentro. Probablemente a Robinson también le hubiera gustado, aunque hubiera sido para criticarle por esconderse en una isla perdida y abandonar a su familia.