viernes, 15 de marzo de 2013

64/ Los deberes familiares

    Como cada lunes, el hombre del sombrero oscuro llega a casa y me saluda rascándome la cabeza, me despeina, luego me sonríe y me tiende el sombrero. Es la señal pactada con mi madre para que me  encierre en mi habitación después de colgar el sombrero en el perchero de la entrada. A media tarde, tras recogerlo y encasquetárselo en la calva, marchará, sin decir adiós, hasta el lunes siguiente. Entonces, al oír el cerrar metálico de la puerta, yo saldré de mi cuarto justo a tiempo para ver cómo la luz roja de la habitación de mamá se desvanece, igual que el rojo de sus labios frente al espejo del lavabo. Luego, en la cocina, ella me preparará una taza de Colacao bien caliente, como a mí me gusta, por haber acabado todos los deberes. Mientras mamá esconde billetes entre las páginas del libro de recetas, papá regresará, cansado de andar todo el día buscando un trabajo inexistente por las calles de la ciudad, y rascándome la cabeza, me felicitará por ser tan aplicado.

8 comentarios:

  1. Seguro que está aprendiendo la lección principal, a instruirse en el arte del engaño...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ... casi seguro que le irá bien en la vida. Igual llega a político...
      Ya se sabe, y de ahí al cielo.

      Eliminar
  2. Siempre es un placer pasar por tu blog Xesc, tus relatos impecables.
    Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un abrazo Ana. Sigo dándole vueltas a la cabeza.
      Un abrazo

      Eliminar
  3. Qué bueno, company. Te lo leí el otro día y no pude pararme. Ay, esos señores que visitan a la madres. Algún día te enseño algo, Xesc.
    Otro.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Miedo me das. Jajaja.
      Un abrazo company.

      Eliminar

Dejad una botella con un mensaje enrollado dentro. Probablemente a Robinson también le hubiera gustado, aunque hubiera sido para criticarle por esconderse en una isla perdida y abandonar a su familia.