jueves, 21 de marzo de 2013

65/ Desalojo



    Estábamos preparados para casi todo excepto para lo que sucedió. Un reducido grupo de trabajadores que parecían astronautas, muy madrugadores, enfundados en trajes amarillo fluorescente y armados con mangueras y escobas, dobló la esquina y nos desalojaron de la plaza en apenas cinco bostezos. Perplejos, tuvimos que volver a la sucia realidad cotidiana.
Detrás quedó una amalgama de esperanza, ideas, carteles, proclamas, gritos, ilusión, y toneladas de nada hecha añicos, jalonada entre carteles aleatoriamente distribuidos por aquel equipo de limpieza, y que premonitoriamente nos advertían: “Atención, suelo resbaladizo”.

30 comentarios:

  1. Que triste realidad la de los desalojos. Me ha gustado mucho este relato.
    Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  2. Francesc, yo también sentí pena porque no fructificara el 15M, pues ni tan siquiera se sacó adelante una medida para empezar a andar, como hubiese sido el cambio de la ley electoral. Me sentí defraudado, la verdad, pero ya se sabe, hay que volver a lanzar gritos para que nos oigan.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Efectivamente Nicilás. Como le digo a Luisa, hay que ser un poco niños en esto y seguir hasta conseguirlo.

      Abrazos

      Eliminar
  3. La mejor crónica que he leido de aquela triste mañana. Genial lo de las "toneladas de nada".
    Un abrazo Xesc.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tan triste como esperanzadora. Caer para levantarse y empezar a caminar...

      Gracias Miguel.

      Un abrazo

      Eliminar
  4. Y tanto que el suelo está resbaladizo. Miedo da ponerse de pie, y también quedarse tirado.
    No hay donde esconderse, esa es la verdad. Y es difícil dar batalla.
    Pero... aquí estamos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Dicen que si tuviéramos que aprender a caminar de adultos no lo haríamos. Caer doscientas veces desanima y nos puede hacer creer que es imposible.
      Eso es lo que tenemos que hacer. Aprender a caminar, aprender de la decepción. Resbalar una y otra vez y volver a ponernos en pie. Nada es imposible, así que no abandonaremos y persistiremos con esa testarudez propia de los bebés.

      Gracias Luisa. Saludos.

      Eliminar
  5. Esta es la pena que hay gente con espiritu de lucha, gente disidente con la debacle a la que nos llevan entre unos cuantos privilegiados... pero no se sabe cómo aglutinar esa fuerza. Y no digo en partido político que sería seguramente más de lo mismo.

    Buen aporte a esta primavera.

    Un saludo indio
    Mitakuye oyasin

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No lo será. No creo que nos lleve a nada. A no ser que se mejoren los mecanismos de control y gestión y adoptemos posiciones no sólo críticas sino activas, participativas y responsables, poco haremos con meter un partido más en el sistema.

      Un saludo

      Eliminar
  6. Me gusta como has resuelto el tema. Un grupo de basureros (personas que saben muy bien lo que es la mierda) nos han desmantelado la feria.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja. Bien visto Ximens.
      Espero que la mierda la podamos limpiar nosotros bien pronto. Allí donde miro solo veo montañas de ella. Va a costar...

      Abrazos

      Eliminar
  7. Esas toneladas de nada hechas añicos, habrá que combatirlas con mucha fuerza para que la ilusión nos sea devuelta...

    Muy buena tu aportación
    Encantada de conocerte
    Besicos desde mi alambrada.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bienvenida a la playa, Cabopá.

      Sin duda. La ilusión la generaremos nosotros. Día a día.

      Un abrazo

      Eliminar
  8. Mis aplausos, Xesc. Como ya se ha dicho, este micro representa una crónica tan breve como fiel de la experiencia vivida.

    Muy, muy bueno.

    Un abrazo,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso es. Una breve crónica de un sólo día, de una pequeña batalla. La lucha continúa y estoy seguro de que tendrá un final diferente.

      Abrazos

      Eliminar
  9. Yo confio en que de aquello quedó un fondo, un poso que está ahi y cualquier día vuelve a removerse.
    Pero lo has explicado de maravilla, de maravilla y decepción.
    Un abrazo, amigo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siempre queda algo. Claro. De hecho no se empezó aquel día. Son muchas generaciones en la alambrada.

      Lo dicho, aprender de la decepción para que no nos venza la desilusión. Esa es la auténtica derrota.

      Abrazos.

      Eliminar
  10. Buen resumen, con resbalón incluido.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El mundo está como quedó la plaza. Resbaladizo.

      Sólo hay que ponerse suela antideslizante. En eso estamos.

      Saludos

      Eliminar
  11. Sí, lo explicas de maravilla, se palpa en este micro la decepción. Pero no me bajan de la esperanza de que algo ha quedado y fructificará.

    Besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El aprendizaje de la decepción es fundamental para el siguiente paso del camino.

      Llegaremos.

      Besitos

      Eliminar
  12. Jo, para la próxima jornada quiero un poco de esperanza, que ya ni la pancarta...
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  13. Brillante metáfora de una realidad en las calles, que a veces, "resbala" a las otras mayorías, y otras, hace resbalar a quienes luchan.

    Es desesperante tanto amotinamiento social sin ningún resultado. ¿O acaso se ha conseguido alguna cosilla que yo desconozca?. Nos barren como si fuéramos colillas. Pero yo prefiero ser ....chicle al suelo anclado (y pegado).

    Besos desde mi alambrada.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuidado Laura. Hasta los chicles quitan.

      Besos desde la alambrada.

      Eliminar
  14. Me gustan esas toneladas de nada hechas añicos. Un texto breve pero contundente. Y casi se siente el viento pasar...
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro Susana. Eso es todo lo que quedó.

      Abrazos

      Eliminar
  15. Un buen motivo para indignarse el que planteas, y de forma brillante. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Uno se acabará indignando hasta de tenerse que indignar.

      Una abrazo Francesc

      Eliminar

Dejad una botella con un mensaje enrollado dentro. Probablemente a Robinson también le hubiera gustado, aunque hubiera sido para criticarle por esconderse en una isla perdida y abandonar a su familia.