lunes, 16 de septiembre de 2013

75/ Fin del juego

   

    Siempre para él: son impares y es el menor. Es la ley no escrita del juego. No se queja: de vez en cuando las chicas le dejan tocar pecho. Los chicos le hacen gestos entre cómicos y obscenos para asegurarse de que no ve nada a través del pañuelo, le dan tres vueltas sobre sí mismo y le dicen que cuente hasta treinta en voz alta. Él grita números enteros mientras los mayores se esconden entre los matorrales más densos, en los rincones más remotos y oscuros del jardín: siempre por parejas. Él no toca la venda; ilusionado por la vaga promesa de algún beso con lengua o el tacto de un pecho firme, deambula tanteando el vacío, modelando la oscuridad.
   Finalizado el juego de adultos, ahora son ellos quienes lo buscan cerca del pozo.


12 comentarios:

  1. Fin del juego, principio del vacío.

    Allí te lo he dejado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El vacío que todo lo llena...
      Gracias Miguelángel original.

      Eliminar
  2. Respuestas
    1. Abrazos sin concesiones, Pedro. Gracias por pasar.

      Eliminar
  3. Augh! Rasca Francesc, tanto en la visión literal, como en esa intuición de caer en el pozo de la vida adulta.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El pozo de la vida adulta, sí. Me gusta esa visión que le das.
      Gracias Miguel.

      Abrazos

      Eliminar
  4. Como dice Miguel, el doble plano duele. Traspasa la frontera de la realidad.
    Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues a traspasar fronteras y realidades. Ea.
      Muchas gracias Susana.
      Abrazos

      Eliminar
  5. Francesc, un juego de microrrelato, que te deja sin aliento y con un desconcierto final contundente.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Habrá que respirar, salir del pozo y tomar aire...
      Abrazos don Nicolás.

      Eliminar
  6. Juego abismal.
    A buscar.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Quién no ha tocado un poco de lo que no debía mientras le tocaba ponerse la venda y perseguir a las mozas? Claro que, luego viene el pozo...
      Un saludo.

      Eliminar

Dejad una botella con un mensaje enrollado dentro. Probablemente a Robinson también le hubiera gustado, aunque hubiera sido para criticarle por esconderse en una isla perdida y abandonar a su familia.